jueves, febrero 24, 2005

Racismo en el fútbol

Antes de nada, debo decir que, aunque hace unos años me gustaba el fútbol, cada día que pasa me repugna más y más. Así que daré mis opiniones desde un punto de vista más externo que interno.
Bueno, pues resulta que ahora los españoles somos racistas en el fútbol. Y al parecer todo empezó porque a un negro lo llamaron negro, o algo así, en un entrenamiento de la selección española. De ahí se ha pasado a llamar mono o similar a otros jugadores negros. No sé ya si se hará lo mismo con jugadores moros y orientales. O gitanos, que alguno hay.
En mi humilde opinión, los gentilhombres que ahora se escandalizan no han ido nunca a un campo de primera división. El público que allí se congrega es lo más parecido a una jauría de lobos rabiosos que yo me haya encontrado. No admiran las evoluciones de su equipo, sino que destilan odio hacia el contrario. Y naturalmente, hacia el árbitro, que, soliendo estar más acertado que cualquier otro sobre el campo, al parecer no tiene derecho a ningún error.
Se puede mirar a la cara de cualquier aficionado, y se verán gestos de rabia y agresividad que, en otro contexto, no pasaríamos por alto como hacemos dentro de un estadio. Cuando un jugador contrario cae al suelo lesionado, lo que se oye por todo el campo es "písalo, písalo". Sea blanco, o negro. ¿Es eso racismo? No. Es tan solo una forma retorcida de dar salida a los impulsos primarios que reprimen el resto de la semana.
Y llaman "mono" a un negro, como llaman "enano" a un jugador de menos de metro sesenta, como llaman "feo" a un feo. Dicen todo lo que puedan para ofender al rival. No es racismo: es estupidez.
No quiero decir con eso que en España no seamos racista. Lo somos, y algunas veces me da miedo lo que veo y oigo por la calle. Cuando, aún hoy, se oye que los extranjeros vienen "a quitarnos el trabajo a los de aquí". Que por su culpa "hay paro" o tal pesona "no encuentra trabajo". Todo eso es mentira, falacias y autocomplacencia en la propia incapacidad. Los inmigrantes nos hacen falta, porque trabajan en aquello que no queremos trabajar nosotros. Y además, nos introducen elementos de otras culturas que enriquecen la nuestra, como ha ocurrido a lo largo de toda la historia de la humanidad.
Otros (a menudo gentes "de bien"), afirman que la inmigración viene aquí a delinquir. Craso error. Uno más, y una prueba fehaciente del etnocentrismo que nos atenaza. Y la viva demostración de que ser rico no quiere decir tener cultura. Poca gente con una educación formal —esto es: a la que le han enseñado a pensar— diría semejante tontería. Cuando alguien se ve en la penosa obligación de dejar atrás sus raíces y vivir en el desarraigo de un país extranjero, no lo hace para robar bolsos en el metro: quiere un trabajo con el cual vivir y poder mantener a la familia que ha dejado en su lugar de origen. El problema está cuando esa persona no puede acceder a un puesto de trabajo por haber venido aquí de forma ilegal. Es que, resulta que las personas necesitan comer. Y la comida cuesta dinero. Y si no tienen posibilidad de trabajar catorce horas en una obra en precarias condiciones, de otro sitio tendrán que sacar el dinero.
Y naturalmente que hay delincuentes extranjeros. Pero son los mismos que había antes de esta explosión migratoria (que, recordémoslo, por otro lado es nimia comparada con lo que ocurre en Francia con los argelinos, en Alemania con los kurdos o en Gran Bretaña con los paquistaníes). Las bandas organizadas no dependen de una política migratoria tal o cual. Además, los ricos nunca han sido "inmigrantes", sino "caballeros", como todos aquellos mafiosos rusos que Jesús Gil instaló en Marbella, con el beneplácito de sus votantes, tras expulsar a las localidades vecinas a los raterillos de tres al cuarto (nacionales o de importación). Claro que ahora que empiezan a pintar bastos, los mismos que le votaron empiezan a ver que no es oro todo lo que reluce. Bueno, sí que es oro, pero con una fea capa de sangre por encima.
Así que dejémonos de milongadas, que yo también prefiero que me llamen mono, cobrar varios millones de euros al año y trabajar ocho horas ¡¡a la semana!!

viernes, febrero 11, 2005

Pobrecitos fumadores

Hoy me toca ser incendiario con el 30% (más o menos) de la población española. Pero qué le vamos a hacer... es que acabo bastante irritado de vez en cuando.
Me parece muy bien que cada cual se drogue y se suicide, lenta o rapidamente, con el método que mejor le parezca. Pero sin molestar a nadie. Es que es bastante molesto que un tío te obligue a respirar el pestilante aire que emana de sus cilindrín tóxico y de su aliento.
Muchos dicen que son muy tolerantes, que si les dices que molesta lo apagan... etc. Pero claro, es algo bastante violento explicarle a una persona que te va atufando en las escaleras o en tu puesto de trabajo (porque la normativa en España, para variar, no se cumple) que, por favor, apague eso. Además, no sabes cómo va a reaccionar. Puede que te mande a la mierda, puede que te guarde rencor para los restos, o puede que simplemente lo apague.
Es por eso que el tabaco, que además, es de los vicios más tontos que existen (es caro, no provoca ninguna satisfacción real, es altamente nocivo para la salud). Hasta la forma de iniciarse en él es estúpida: críos tratando de aparentar ser más adultos... Y luego ya no se lo quitan hasta que, con treinta y cinco años los primeros, les detectan un cancer que los lleva a la tumba.
Pero, como decía antes, lo de la salud me da más o menos igual, ya que es la suya y no la mía. Pero salir de un café donde has ido a despejarte a media mañana y salir con la ropa apestando a tabaco, es algo que da ganas de asesinar a todo el que ves jugando con el paquetito.
Digo yo... Si un tío se pone a fumar a mi lado, y yo me saco la chorra y lo meo de arriba a abajo ¿se enfadaría? Porque, bien mirado, es exactamente lo mismo. Una agresión a mi persona. Con la diferencia que mi orina no le acabará por matar. Y su tabaco a mí, sí.
De no ser porque, a veces, se ponen un poquito peligrosos, puestos a elegir drogadictos, me quedo con los yonkis heroinómanos. Esos se pinchan en sus esquinitas, sin expandir su mal olor, y si ya recogieran sus jeriguillas sanguinolentas, serían perfectos.
Y ahora dice RENFE que han preparado un equipo de psicólogos para tratar la ansiedad de los fumadores en viajes menores de cinco horas, en el transcurso de las cuales no podrán drogarse... ¿Y cuándo han puesto un equipo de psicólogos para atenderme a mí en los muchos viajes en que he tenido que aguantar su nefasto vicio?
Para concluir... como leí una vez a una persona anónima: "los fumadores son las únicas víctimas que defienden a su verdugo".

jueves, febrero 03, 2005

Me encanta la "autorregulación"

Después de mi extraordinaria primera intervención, que ya ha desatado iras (no esperaba menos), cambio radicalmente de asunto, porque hoy es otra cosa la que me indigna...
No soy una persona que vea tele. De hecho, seguramente estoy en el 5% de españoles que menos rato pasa aguantando una cadena de televisión cualquiera. Veo lo que quiero ver, y cuando lo que hay no me interesa, apago el receptor y me voy a hacer otra cosa.
Hecha esa puntualización, resulta que leí a final de año (sería noviembre o así), que las cadenas privadas se iban a "autorregular". Que se imponían un horario de "especial protección" para la infancia, que abarcaba, entre otros momentos, toda la tarde, de 15:00 a 20:00 horas, más o menos.
Bueno... el penúltimo lunes tuve que aguantar un rato de televisión vespertina. Y francamente, me gustaría saber qué es lo que ha cambiado en la tele. En la 1, telenovelas, en la 3 y la 5, programas de mal llamada "tele realidad", que no son más que ventanas al mundo para que gente sin vergüenza se humille públicamente, tratando temas truculentos.
El tema de la "protección de la infancia" es otro que no acabo de entender muy bien. Mi generación creció viendo los dibujos más violentos que ha habido. Por citar solo dos ejemplos, en el "Comando-G" y en "Mazinger-Z", había miles, quizá millones de muertos por capítulo (se arrasaban ciudades enteras día sí y día no), y además no había piedad hacia en enemigo... ni atisbos de haberla. Los protagonistas eran capaces de sacrificar su vida antes de dar su brazo a torcer, e incluso llegaba a haber peleas "de machitos"... Y creo que no es mi generación la que está arrasando el mundo. De hecho, gran parte de "la quinta de los 70" (nacidos en esa época, digo) tienen una mayor conciencia social que sus padres. ¿Qué pasa entonces?
Aunque, bien mirado, quizá lo de "horario de especial protección" consista precisamente en poner lo que ponen. Yo, como niño, no me quedaba aguantando que un puñado de marginados sociales contasen como habían llegado a serlo. Y antes de los 14, el sexo era lo que interrumpía la acción de una peli. Así que tal vez sera todo un plan para que la chiquillería en pleno apague la tele y se vaya a hacer cosas más divertidas. Como estudiar.

miércoles, febrero 02, 2005

El Plan del Lenda

Ayer tuvimos una muestra mas de la forma de ser de nuestro pais, somos los mejores. Durante 5 horas nuestros representantes elegidos democraticamente, estuvieron hablando, que no dialogando, sobre el Plan secesionista del Lendakari.

El Lendakari fue al congreso de los diputados a decir lo que lleva diciendo 6 meses ademas de añadir algunas licencias historicas (cosa muy habitual en un pais como el nuestro). Pero los demas no fueron mejores ya que cada uno volvio a decir lo mismo, con un desarrollo mas extenso y bonito pero lo mismo.

Pero lo mejor de todo es que no ha servido para nada, ya que el Lendakari habia decidido, independientemente de lo que pasara ayer, lo que iba a hacer proximamente, un referendum.

En principio esto es ilegal pero, para nuestra sorpresa, resulta que por casualidad las elecciones en el Pais Vasco son en Mayo, esta casualidad permitiria al Lendakari anticipar las elecciones y entonces ya tiene su referendum legal. Si votas al PNV quieres al plan, si votas al PSOE o al PP quieres a la constitucion. Si gana el PSOE o el PP retiran el plan y punto y final. Si gana el PNV su posicion saldra reforzada y habra que ver que pasa.

Por ultimo, ayer Llamazares dijo una cosa muy interesante y que los politicos suelen olvidar, la gente que vota a un partido politico no tiene porque respaldar y estar de acuerdo con todas las acciones de ese partido.