miércoles, agosto 31, 2005

Invasiones y minas

Por una vez, me voy a poner en una posición que la mayoría de mis lectores podrán tildar incluso de reaccionaria. Me refiero al último asalto de Melilla por parte de personas que residen en el vecino Marruecos.

España es un país soberano. Eso quiere decir que tiene fronteras y que tiene el derecho de decidir quien entra y quien no dentro de su territorio. El mundo funciona así. Y la reciprocidad es la base del Derecho Internacional. Otra cosa es que las personas que, por un motivo u otro, viven en el interior de nuestras fronteras tengan derecho a una vida digna y a no malvivir peor que ciertos animales.

El caso es que hace un par de días, un grupo de al menos trescientos hombres, perfectamente organizados, equipados con material de asalto ad-hoc (escaleras, mantas y guantes, principalmente) se lanzaron sobre las doble alambrada que delimita España con Marruecos e intentaron entrar en nuestro país por la fuerza. No sé como lo llamarán en otros sitios, pero en mi pueblo eso es una invasión. Al límite de lo que se considera una acción de guerra, aunque no fueran marroquíes los asaltantes.

Después, resulta que la Guardia Civil, en una inferioridad de 8 a 1 o peor, emplea material antidisturbios para rechazar dicha invasión del país soberano. Y de postre, aparece un muerto que ciertos testigos dicen que falleció al recibir el impacto de una pelota de goma en el pecho (ya es mala suerte, por otro lado...).

Yo tengo varias preguntas ante este hecho. ¿Cómo es que es la Guardia Civil, un cuerpo policial, quien defiente una frontera que debería estar asignada al Ejército? Y la más importante ¿Qué se supone que debe hacer ante la invasión de España? ¿Dejarles pasar? ¿Decirles que, hay que ver, chicos, lo salteis las vallas, que para eso están? Cuando alguien hace un intento de esa clase (recordemos: coordinado y con material preparado) no parece estar muy dispuesto a atender a razones.

Hace poco, había un campo de minas antipersonal debidamente señalizado entre ambos países, cuyos mapas estaban en posesión de los ingenieros del Ejército que lo habían diseñado. Con ese tipo de defensa, la frontera era impermeable, y de manera no-violenta. Ahora casi parece que se invite al asalto, con un par de alambradas que hasta un niño podría traspasar.

Con eso quiero decir que ese tipo de denostadas armas no siempre son "malas". Lo son cuando se siembran en los caminos o en los campos de labranza, diseminadas y sin avisar, como hacian los estadounidenses en Vietnam, o como sigue haciendo cualquier caudillo de tres al cuarto de cualquier país africano. Pero en un campo señalizado y plasmado en un mapa, a modo de barrera fronteriza, me parecía una buena idea.

El problema es que, como en todo, en España siempre queremos ser más papistas que el Papa.

Por cierto, a la hora de terminar de escribir estas líneas, Marruecos informa que el supuesto fallecido por un pelotazo de la Guardia Civil, ni tiene señales de dicho pelotazo ni, al parecer, participó en la invasión...

miércoles, agosto 24, 2005

El ejército no es una ONG

Por una vez, y sin que sirva de precedente, coincido con una frase de Rajoy, publicada al poco del accidente del Eurocopter Cougar en Afganistán: El Ejército no es una ONG con uniforme. Su misión es militar. La verdad es que me pregunto en qué país vivimos para que haya que explicar semejante perogrullo: que el ejército hace cosas de ejército.

Sin embargo, las explicaciones del ministro Bono hoy (24 de agosto) en el Congreso igualmente afirman que el Ejército está allí con dicho propósito: de ser elemento en la lucha legal contra el terrorismo y de proporcionar seguridad en la zona. Misiones plenamente militares ambas, al menos a mi humilde entender.

No obstante, esa "misión militar de los militares" que el PP, con Zaplana a la cabeza, se empeña en propagar a los cuatro vientos, al parecer se les olvidó durante el anterior gobierno, cuando Aznar, ante el ilegal envío de soldados españoles a Iraq, afirmaba que iban en "misión humanitaria" a lo que él personalmente llamaba "conflicto humanitario", cuando Blair y Bush lo llamaban abiertamente "guerra".

Las diferencias entre Iraq y Afganistán son muchas. El primero tenía un gobierno estable y era un país soberano. Regido por una cruel y genocida dictadura, por supuesto (no creo que nadie defienda los excesos de Saddam Hussein ni de sus hijos, ni del resto del gabinete). Afganistán era, y sigue siendo, una amalgama de tribus gobernadas por traficantes o milicianos profesionales (lo que pomposamente llaman "Señores de la guerra", pésima traducción del inglés "warlord", ya que el término más apropiado sería "caudillo"). Durante un tiempo, una panda de desharrapados fanáticos, llamados a sí mismos "estudiantes del islam", es decir "talibanes", sometieron bajo su cruel yugo ciertas zonas del centro y del sur-este del país, pero sin ejercer un verdadero control en provincias alejadas.

Y, lo más importante, en el momento de la "invasión" de Afganistán, había un mandato de la ONU (legalidad internacional). Cuando se atacó Iraq, se hizo en contra de las resoluciones de dicho organismo.

En resumen: los españoles deberíamos sentirnos orgullosos de nuestras Fuerzas Armadas, como yo lo estoy. Porque se comportan como tales. Porque saben hacer su trabajo. Y porque, a pesar de su propia naturaleza (o precisamente por ello), suelen ganarse la confianza, el respeto, y hasta la amistad, de las poblaciones extranjeras en las que están destacados.

martes, agosto 23, 2005

¡Gracias, Bush!

No se cómo agradecer al ínclito George Bush Junior todo lo que hace por nosotros, en su esfuerzo de hacer "el mundo un lugar más seguro". Ha conseguido que haya más suicidas capaces de inmolarse en nombre de Dios al lado de nuestras casas, ha conseguido islamizar el laico Iraq, y el precio del petroleo por las nubes. ¡Enhorabuena!

Eso por no hablar de las terribles teorías sobre el 11-S que cada vez van cobrando más peso... Ya está claro que no fue un avión lo que se estrelló en el Pentágono. Ahora queda por saber si realmente fue un vuelo comercial lo que impactó contra la segunda de las Torres Gemelas y, de ser así, qué pasó realmente con los cuatro vuelos secuestrados.

De todas formas, no soy precisamente un "conspiranoico", y mantengo mis serias dudas sobre algunas de esas teorías, aunque vengan avaladas por prestigiosas universidades.

viernes, agosto 12, 2005

Petroleo y optimismo

El petroleo está por las nubes. Por extrañas coyunturas macroeconómicas, que el común de los mortales no alcanzamos a entender, aunque se mantenga la producción, aunque la demanda no se incremente, el crudo sigue y sigue subiendo. la gente se echa las manos a la cabeza, y todo el mundo a temblar.

La verdad es que la cosa no es tan terrible. Con los conocimientos que tenemos a día de hoy, el mundo podría funcionar sin el oro negro. Tan solo haría falta desarrollar las tecnologías que ya existen y que se van explotando tímidamente. Sólo hay que darles un pequeño empujoncito para conseguirlo.

¿Por qué no se hace? Porque es más barato. Simplemente. Pero si el precio sube lo suficiente, se empezarán a buscar alternativas. Y eso es bueno, porque la mayoría son no-contaminantes, o lo son menos que los hidrocarburos.

Los vehículos automóviles, y a día de hoy, podrían funcionar perfectamente de dos maneras: conservando su motor de combustión interna (estilo Diesel) y utilizando carburantes alternativos, como el aceite de colza que ya usan en Italia, y el biogas que está empezando a comercializarse en España, o bien convirtiéndose en vehículos eléctricos, mas limpios, pero a día de hoy, con menos autonomía y menos prestaciones. A día de hoy.

A grandes niveles, la electricidad se puede conseguir en plantas hidroeléctricas, solares (poco aprovechado en España) o eólicas. Las dos últimas también se podrían usar de manera doméstica, con el consiguiente ahorro y mejora del medio ambiente.

Y por último nos queda la energía nuclear, tan denostada. Yo siempre he pensado que las plantas de fisión son un mal menor. Realmente no son contaminantes, y la energía que producen es estable y controlable, y su combustible, relativamente barato. Queda el pequeño problema de los residuos, radioactivos durante siglos o milenios. Pero para eso existen los cementerios nucleares, que son la consecuencia lógica y necesaria.

Pero no acaba ahí. Falta la energía del futuro: en Francia se está construyendo el primer reactor experimental de fusión nuclear. El día que el mundo tenga una red estable de plantas que producen energía barata a partir del agua de mar, el mundo será de otra manera.

Y como primera ventaja, Estados Unidos no tendrá que invadir y asesinar a miles de personas en cualquier país que tenga la desgracia (o fortuna) de tener petroleo bajo su suelo. Además, la pérdida de peso geo-político de Oriente Medio quizá desactive las tensiones que existen allí, al haber menos por lo que luchar.

Quizá veamos todas esas cosas en menos de veinte años.

miércoles, agosto 03, 2005

Galiza

Ya tenemos nuevo Presidente de la Comunidad de Galicia y ya tenemos una nueva nazión en ciernes. Galiza por fin podrá quitarse de encima el peso fascistoide de España que la oprime su alma celta desde tiempos inmemoriales. Por fin los herederos de Breogan el Magnífico (fundador de la céltica Irlanda) darán a esos malditos mestizos "latino-moriscos" lo que se merecen. ¡Que tiemble el mundo! Galiza ha despertado y ya nada podrá pararla.

Nunca Mais Espanha!
Nunca Mais PP!

Galiza o morte! (morte do quelos que non pensan como nous!)

El PSdG y el BNG van a llevar a Galicia desde el atraso más absoluto al nuevo amanecer de riqueza, desarrollo y libertad que se merece. Y para ello desde el BNG han calculado que, para empezar, el resto de España les debe 21.000 millones de Euros (que se dice pronto). Esto de las "deudas históricas" es un invento socialista del señor Chaves para obtener en época de Gonzales muchos millones de pesetas por el cuento. Y vaya si se los hemos pagado todos los deudores históricos (se ve que al nacer en Madrid, Gijón o Reus uno ha saqueado impunemente Andalucía).

Y como la cosa le fue bien pues otros no han dudado en subirse al carro con el paso de los años (pero solo cuando las huestes socialistas han accedido al poder, se ve que las demás saben gestionar los dineros locales sin necesidad de recurrir al estado para cubrir "esos huequecillos" nimios en las cuentas). En Cataluña ha sido el llamado "déficit estructural y económico" que ha descubierto el PSC con la ayuda de ERC, así que España en su conjunto les debe unos 45.000 millones de Euros. Y claro Galicia, que es nación celta pero no tonta, exige dinero del maldito Estado Opresor Centralizado. Dinero y más autogobierno, por supuesto.

Pero me voy por las ramas.

Alejado por fin el facha de Fraga de la Xunta solo queda un nuevo camino de libertad y desarrollo para la humillada y empobrecida Galiza. Paradojicamente uno se pasea por aquella tierra y observa que en 20 años se ha obrado un cambio más que significativo. Las infraestructuras han mejorado, así como el nivel de vida y el desarrollo económico general. Se ven buenas casas no lúgubres chamizos y una elevado nivel de inversión estatal. Se ve futuro. Mucho futuro.

Pero desde el BNG no lo ven así (ya que no es cosa de ellos) y están consiguiendo contagiar ese pesimismo al PSdG que ya empieza a ver como únicas salidas denominar a Galicia "nación histórica", aumentar su autogobierno y empezar a rechazar cualquier vinculo con el "Estado español" (si dicen España les da vueltas la cabeza y vomitan líquido verde y viscoso por todos los boquetes de su céltico cuerpo).

No adelantemos acontecimientos. Quizá el pragmatismo gallego y su buen hacer encaucen lo que amenaza ser un nuevo torrente etnicista y peligroso.

Lo veremos (dijo un ciego).